Seguir

sábado, 17 de junio de 2017

O.M. AÏVANHOV Parte 2 Junio 2017




Bueno, queridos amigos, podemos continuar respondiendo y dialogando lo que se presenta a vosotros, en preguntas. Escucho.

Pregunta: Tengo problemas de médula ósea que no produce suficientes glóbulos blancos y rojos, y plaquetas, ¿Es debido al período actual y lo que debo vivir actualmente?

Bien amado, está claro que la Luz, ¿cómo decir?, nunca va a causar problemas a nivel de la médula ósea. Se trata de la médula ósea de los huesos y está relacionada con la sostenibilidad, está relacionada con la sangre, está relacionada con el alma, por supuesto, pero ese tipo de trastornos, en ningún caso, está asociado o relacionado con la Luz. Así pues, se trata de algo que ocurre en la fisiología de tu cuerpo, ¿de acuerdo? La Luz puede ser responsable de muchas cosas; os hemos hablado de traumatismos del lado derecho, ataques a diferentes órganos, os hemos hablado de muchas cosas desde hace meses, pero no carguéis todo sobre la espalda de la Luz, ni incluso por la reacción a la Luz o por la oposición a la Luz.

Sabéis perfectamente que este cuerpo es efímero y que no está previsto que dure eternamente, ¿no? Así pues, hay una fisiología que evoluciona y que no tiene necesariamente vínculos formales o informales con la Luz; las causas pueden ser muchas. No debéis conectar todo con la acción de la Luz durante este período. Os hablé de los traumas que alcanzaban el lateral derecho principalmente, y ahora, del eje central; pero las patologías de tipo sistémico, metabólico o que afectan a funciones como la médula ósea, no se relacionan ni con los procesos actuales ni con la activación de las Puertas, obviamente.

Vosotros sabéis, porque habéis vivido la activación de las Puertas, desde hace muchos años, que a la altura de las Puertas se pueden ocasionar trastornos o síntomas locales, pero una patología de médula ósea, toca la escala global del cuerpo, por tanto, no se trata del mismo proceso. La causa hay que buscarla en otro lugar, en una enfermedad y no en una adaptación más o menos exitosa a la Luz de la Eternidad. Esto es lo que puedo decir; no entraré en detalles médicos que no me conciernen. Pero eso está más relacionado con la medicina que con la Luz. Eso me parece obvio desde el momento en que lo que está afectado no es un mecanismo doloroso, sino, en este caso, un mecanismo que afecta al sistema de regeneración de las células y eso no tiene nada que ver. Otra pregunta.

Pregunta: Tengo problemas cardíacos, arritmia, palpitaciones y, también, muchos glóbulos rojos. ¿Puede ser eso por el trabajo de la Luz?, ¿hay algo que hacer o hay que dejar hacer?

El exceso de glóbulos rojos, no. Ese es un problema del sistema. En cuanto al corazón, eso puede ser diferente; no obstante, te recuerdo que, si hay demasiados elementos en la sangre, esta puede estar menos fluida y ocasionar trastornos. Ahora bien, los síntomas cardíacos que son de tipo de arritmia, pueden estar vinculados a la Luz, pero también pueden estar relacionados con lo que indicas como exceso de glóbulos rojos, ¿de acuerdo? Así pues, la Luz va a ser responsable, pero no olvidéis nunca, que os he dado elementos precisos de estas acciones de la Luz que producen diversos síntomas.

Pero, si os referís a síntomas metabólicos, a la sangre o al sistema completo, no a una zona del cuerpo, se trata de una patología en el sentido médico. Eso debéis verlo vosotros. Y en este caso preciso que hay arritmias cardíacas, si eliminas las causas cardiológicas, los problemas de ritmo, cualquiera que sea el contenido, si no se encuentra ninguna causa a nivel orgánico de tipo médico, por supuesto que está relacionado con la Luz porque se referirá al “ritmo cardíaco”. Es lo mismo que sucede con las vibraciones que sentís sobre ciertas Puertas o sobre ciertos órganos que están relacionados con las Puertas.

Y a la altura del corazón, sabéis muy bien que más allá del órgano corazón, está el timo, está el Noveno Cuerpo, está el Triángulo de la Nueva Eucaristía, está la activación, en algunos de vosotros, del pilar de Luz entre el centro del chakra del corazón, el punto ER y el punto KI-RIS-TI que puede también ocasionar irregularidades en el “ritmo cardíaco”. Pero si se trata del órgano corazón, no en su ritmo, sino una afección de tipo coronario; eso por supuesto, no tiene nada que ver con la Luz sino con anomalías de vuestra fisiología. Por tanto, los dos casos pueden ser, digo bien “pueden ser”, en este caso, intrincado.

En cuanto a la sangre, como a la médula ósea, no tengo respuesta. Debemos saber lo que está al nivel puramente fisiológico o fisiopatológico, como dicen los médicos. Pero al nivel de las “anomalías”, las “aceleraciones cardíacas”, si se eliminan realmente las causas médicas, pueden estar relacionadas con la interacción de la Luz, sobre todo al nivel de todas las estructuras vibrales que están presentes en esta región y que están ciertamente muy activas en este período.

Podéis tomar el ejemplo de ciertos místicos que han sido estudiados por la ciencia. Es evidente que los místicos que han vivido en el siglo XX, por ejemplo, las Estrellas, os han hablado de anomalías del corazón. Tenéis a la hermana Yvonne Aimée que ha hablado de ello, tenéis a Gemma Galgani que ha aludido a ciertos elementos al nivel del cuerpo.

Pero repito, no tratéis de achacar todo a la Luz porque hay también patologías que desafortunadamente están todavía presentes en la Tierra y que son debidas a otras causas que a la acción de la Luz, como el envejecimiento, las afecciones relacionadas con los virus, bacterias o anomalías emocionales o mentales, por supuesto. Y el corazón está directamente conectado, como órgano, al simpático y al parasimpático y sabéis que hay una conexión entre las emociones y el corazón, al nivel de los síntomas que pueden manifestarse. También el mental, porque el chakra del corazón, no corresponde únicamente al amor, está subdividido en dos, la parte infra-mental y la parte supra-mental. La parte mental que se relaciona con el intelecto y el funcionamiento de todo lo que es orgánico y energético, y etérico; también las emociones, pero sobre todo el mental.

Por tanto, aquí, no puedo decidir. Pero diferenciad entre lo que he hablado sobre los dolores laterales o los dolores centrales que son mecanismos frecuentemente traumáticos y la enfermedad establecida que siempre implica un factor causal, bien sea emocional, bien sea de orden etérico, bien sea de orden mental, ¿de acuerdo? No es lo mismo. Otra pregunta.

Pregunta: Siento a veces, súbitamente, un golpe de fatiga. Si entonces detengo toda actividad, siento en el pecho una gran alegría y la fatiga desaparece. ¿Es asimilable a una Teofanía espontánea?

Es, sobre todo, un establecimiento en el Corazón del Corazón, pero en el contexto actual es, desde luego, una Teofanía espontánea, y la fatiga que sientes antes, tal y como la describes, es una llamada súbita o una orden de la Luz a estar en el Corazón. Y poco a poco notarás que, si sales de la tarea que estás haciendo o de la fatiga, situándote en el silencio y en la inmovilidad, es el momento en que sentirás esa alegría en el pecho. Y eso sí es Teofanía. Y veis, a través de este ejemplo, lo que decía ahora, que vais a ver francamente, sin lugar a dudas, los momentos en que estáis en Eternidad y los momentos en que salís de ella para volver a situaros en lo efímero.
 
Lo efímero es la tristeza, es la ira, es el tiempo alterado, son las contrariedades, y cuando estáis en la Teofanía, en el Corazón, hay Alegría y nada más. A vosotros os atañe elegir. Pero pronto, esas llamadas, esas órdenes de la Luz, como las he llamado desde hace varios años, serán más impactantes. No podréis decir, por ejemplo, “bueno, me dedicaré a eso dentro de una hora o mañana, no tengo tiempo, tengo otra cosa que hacer”. Eso ya se os había explicado, es decir, que las llamadas, las órdenes de la Luz, van a ser cada vez más contundentes y os enfrentarán a una elección. La decisión de continuar en lo efímero y sus contrariedades, o el hecho de morar en la Teofanía de vuestro corazón, en vuestra beatitud, si preferís ahora, en el Corazón del Corazón.

Esto se hace cada vez con más evidencia y más facilidad, al menos, por los que habéis vivido las Teofanías de manera regular. No he dicho todas las semanas, sino que habéis vivido esas manifestaciones de forma repetida, tanto si ha sido algunas veces o decenas de veces, no importa. Pero a partir de cierto umbral que es diferente para cada uno, constataréis que será lo uno o lo otro. Hace dos años, el año pasado, yo decía: «el miedo o el Amor», «la persona o la Eternidad», «la Luz o la no Luz». Y lo percibiréis de manera muy directa en vuestra forma de sentir. Como dijo este hermano o esta hermana, cuando está en el Corazón, hay Alegría. Ella no busca establecerse, ella siente simplemente que cuando deja de dar curso a la fatiga y se relaja, el corazón aparece y la Teofanía se realiza.

Pero eso, lo vais a constatar incluso a lo largo de vuestras tareas cotidianas habituales. A veces la Luz, os llama y vosotros no podréis resistir. O si os resistís, sentiréis realmente como en este caso, una impresión de fatiga, no de desaparición, sino de lasitud. Si dejáis todo lo que estáis haciendo, hacéis silencio y esperáis, sin emoción y sin pensamientos, sin querer meditar, sin querer nada, notaréis entonces que la vibración del corazón, el Corazón Ascensional, el Fuego Ígneo está presente y que, sobre todo, eso se traduce en una Alegría no comparable a nada. Ahí está la Verdad y en ninguna otra parte.

Es decir, que a partir de ahora no podéis ya alimentaros de conceptos, de creencias, de escenarios, de historias, aunque fuesen las más prestigiosas; debéis estar totalmente disponibles en el Aquí y Ahora, en el instante presente y en vuestra Presencia. Y eso va a tomar cada vez más espacio en vuestro empleo habitual del tiempo, pero es a vosotros a los que os corresponde decidir. ¿Qué es lo más importante, completar una tarea efímera o dejar instalarse la Eternidad? Eso lo veréis todos, si no lo habéis visto ya.

Y eso será parecido, por ejemplo, si comenzáis, durante este mes de junio, a tener un pensamiento que os llega, de chismes, de juicios; si estáis en el corazón antes, eso desaparecerá instantáneamente y si dejáis de cotillear o juzgar, en ese momento el corazón estará presente. ¿Qué más pruebas necesitáis de esta Gracia de las Teofanías que se viven ahora? Tenéis la prueba absoluta de dónde está la Alegría y dónde no. No hablo de alegrías efímeras pasajeras, de satisfacciones del ego o de deseos; hablo de la Alegría del corazón.

Os reenvío a todo lo que han dicho las hermanas Estrellas durante todos estos años, relativo a sus propias experiencias. ¿Creéis que, por ejemplo, una Gemma Galgani o una hermana Yvonne Aimée, que vivían esos éxtasis con Cristo, podían ser interrumpidas por cualquier preocupación efímera? No, por supuesto. Ahora estáis frente a eso. No se trata de buscar la Luz; ella está aquí, viváis las Teofanías o no. Por el contrario, vais a notar la diferencia muy clara, y cada vez más neta, entre los momentos en los que estáis instalados en vuestra eternidad y los momentos en que lo efímero toma la delantera. Es así como elegiréis realmente vuestro emplazamiento y os demostraréis a vosotros mismos, la realidad de vuestro Amor y vuestro estado de ser.

Y recordad también, aquellos que tenéis costumbre de llevar las máscaras sociales, de presentación según las circunstancias, que no podréis, independientemente de la intensidad de la experiencia de vuestras Teofanías, más o menos permanentes, más o menos instaladas, que no podréis mantener la Teofanía espontánea mientras vuestros pensamientos, vuestras palabras estén en el juicio o en los cotilleos. No hay mejor manera de corregiros a vosotros mismos y de manera cada vez más inmediata. Es así como vuestra eternidad se vive en este mundo hasta la Llamada de María. En el dolor de los “choques” o en la Paz del Corazón. Es lo mismo, a otro nivel, de lo que yo decía: “el miedo o el Amor”. Y no podréis escapar a ello porque no hay mental o intelecto, sino que está grabado en vuestra experiencia corporal como en vuestra conciencia habitual.

Pregunta: es un sueño. Estoy en una habitación, un hombre tiene una carpeta. Hablo con una mujer con la que estuve algún tiempo siguiendo sus enseñanzas de los maestros ascendidos y de la madre cósmica. Ella me dice que debo dejar mi cuerpo a una entidad y debo dejar esta vida. Al ser una petición exterior y no una evidencia interior, me molesta. Además no tengo confianza. Leo en la carpeta del hombre: “arqueo-astrología”. Una forma está dibujada, azul centelleante, es un ensamblaje de trísqueles. ¿Podría aclarármelo?

Oh, es muy rico, pero creo que podemos resumirlo, sobre todo a partir de las primeras frases que dijiste. Esta amiga canal canalizaba a los maestros ascendidos. Pues todo esto, espero que sepas que todo esto es mentira, que los maestros ascendidos los hemos rehabilitado en otoño, en el día de todos los Santos de 2010, para la mayoría. Pues todos los que pretenden canalizar a unos maestros ascendidos canalizan de hecho sólo su ego. Porque éstos maestros ascendidos, cuyos nombres para la mayoría os son conocidos a través de las enseñanzas de Alice Bailey, son unos guiñoles, ellos mismos se han encerrado en el astral estando convencidos de haber llegado. Están manipulados por Yaldabaoth. Así que un consejo que viene de esta mujer con la cual estuviste un tiempo, debe efectivamente, y lo explicas muy bien, implicar unas reticencias con lo que te pide, y lo expresas perfectamente.

Ahora, con relación a la no sé qué arqueo-astrología, lo que dijiste, una mezcla de astrología y de arqueología, os acordáis que cuando hablamos de las líneas de depredación, dijimos los unos y los otros, en fin los que hablaron de estas líneas de depredación, a nivel de los intervinientes, os especificaron bien que reproducían, al nivel de la arquitectura, las constelaciones. Tenéis el ejemplo más flagrante en Egipto, por supuesto, con las tres pirámides, Kephrem, Kheops y Mykerinos, que tienen exactamente las proporciones del cinturón del escudo de Orión. Pero no tenéis solo esto, tenéis en todos los lugares antiguos una referencia a la organización del cielo. Que sea con los Mayas, que sea con los Aztecas, que sea con los Sumerios, con los Asirios, todo esto se encuentra de manera formal ya que el hombre estaba conectado con la astrología y había una superposición total, porque reproducir en la arquitectura la forma de una constelación, es bien evidentemente un acto operativo.

Bien evidentemente, no es una energía tal y como la sentís circular, lo que es nombrado una onda o efecto de forma, u onda de forma, que actúa en el tiempo implicando unas líneas directrices a la materia, que siempre tienen que ver con el encierro. Es el caso para los edificios que existieron en Egipto o en otras civilizaciones, y que todavía están de pie hoy, por así decirlo, y que sólo son… no es simbólico, es algo muy eficiente, pero en una escala de tiempo que no es la misma que la energía. La energía, la vibración, sabéis lo que es, la vivís, pero la onda de forma, no la sentís.

La energía o el efecto de forma, porque la palabra energía me molesta, podemos verla a través de ciertas tecnologías que van a poner, van a electrificar la forma y mostraros la forma de la energía alrededor de la forma arquitectural, por ejemplo las letras hebraicas, es totalmente posible, pero el objetivo de la arquitectura, es materializar en la tierra las fuerzas arquetípicas ligadas a las constelaciones. Y sabéis, os acordáis tal vez, cuando os dimos las primeras Llaves Metatrónicas y hablamos del lenguaje vibral original, del Gina Abul sumerio, que la vibración precede a la forma y que el cosmos que veis con vuestros ojos era sólo una ilusión más, porque hay una piel de serpiente.

Os recuerdo que “cosmos” viene del sumerio Kusmus, que quiere decir «la piel de serpiente». Pues encarnar en la tierra, en los planos visibles, unos monumentos arquitecturales con unas formas precisas, y sobre todo si reproducen unas constelaciones, está destinado a drenar, por así decirlo, unas energías, pero no las energías o la vibración que conocéis, sino a drenar la energía mental para cristalizarla para un fin oculto, y a menudo para esclavizar y encerrar. ¿Cuál era la pregunta?, porque me he perdido.

Pregunta: había también un ensamblaje de trísqueles.

Sí, el ensamblaje de trísqueles, pues no veo muy bien lo que viene a hacer aquí, al igual que… lo que es importante es el sentido general, porque en este caso hay un mar de detalles, pero hay un riesgo de no ver lo más importante, y lo más importante, es lo que describe la persona en este sueño, ella no está de acuerdo. Esto es lo más importante. Quiere decir que ha visto claro.

Ahora vuelvo a esta pregunta, ¿cuál era?

Pregunta: ¿qué iluminaciones puede aportar a este sueño?

Ah, bien lo dije, no puedo aportar nada más. Creía que había otra pregunta. Disculpadme.

Pregunta: ¿cuál es el marcador de la Infinita Presencia? Cuando se habla de una pantalla blanca, ¿se entiende con esto una pantalla de Luz Blanca o una pantalla vacía?

Es una pantalla blanca. Una pantalla vacía, puede ser o bien vacía, o bien el Absoluto. Pero cuidado, no vayáis a tener, con los fenómenos visuales, la certeza de vuestra Infinita Presencia o de vuestro Absoluto, porque hoy, no es una cuestión de visión, ni siquiera la visión del corazón de la que hablaba No Eyes. No es la visión interior, es, esta vez, la ausencia de visión. La única visión posible en el seno de la Infinita Presencia, no son unas formas, es la Luz Blanca. Ahora en las Teofanías, ya lo dije, no hay ninguna visión. Es un estado de Felicidad, de alegría y de beatitud que no depende de ninguna visión, de ninguna forma o de ninguna conciencia.

Así que el marcador, no es lo que se vive cuando lo vives, es sobre todo, a tu vuelta en el seno del efímero, cómo estás. ¿La Felicidad está ahí? ¿La mente está ahí? ¿Las emociones están ahí? ¿Hay unas iras? ¿Hay unas negaciones? ¿Hay algún cansancio o hay la plenitud de la Felicidad del Corazón? Pues es muy simple, dejad de encandilaros con las palabras, aunque nosotros hayamos empleado muchas palabras porque había que penetrar vuestra mente. Pero ahora no hay más excusas posibles a través de las palabras. Estáis en la Felicidad o no estáis en la Felicidad. Y esto, no únicamente durante las Teofanías, sino que en la vida diaria. ¿Acaso vuestro humor es estable? ¿Acaso todo os resulta fácil? ¿Acaso el cuerpo funciona sea cual sea vuestra edad, sin alterar vuestra conciencia, con dolor o no?

No hay un mejor testigo que vuestro comportamiento a diario. Porque si creéis que vais a poder vivir unas Teofanías excepcionales con Cristo, con el Sol, y después volver a la persona y continuar con vuestros pequeños asuntos, os equivocáis muchísimo. Eso se acabó. Entended bien lo que os digo. Ya no podéis hacer trampas, o si no será en contra de vosotros y vais a verlo muy rápidamente, lo dije, durante este mes de junio, y la Pentecostés no está muy lejos. Además no sirve de nada hacer trampas, no sirve de nada mentirse a sí mismo, si no es para alejarse de la Verdad. No sirve de nada pegarse al resentimiento, a la ira o a tus emociones. La Teofanía os muestra justamente esto, con una agudeza ciertamente mucho más grande que con la activación de las Estrellas, de las Puertas, o incluso la Onda de Vida o el Canal Marial. Porque allí sobrepasáis cualquier noción de identificación de la conciencia en el seno de una forma, la vuestra, o la de una entidad, incluso la más luminosa. Salís realmente… es una preparación intensa a la Llamada de María, es decir al Juramento y la Promesa y a la vuelta a lo que sois durante estos tres días, y a vuestra resurrección.

Pero ahora no sirve de nada tergiversar, cambiar una asignación, hay que ser verdaderos con vosotros mismos y con todo lo demás. Si no sois verdaderos, ¿cómo queréis vivir el corazón? Y cuando digo vivir el corazón, no es solamente el corazón en fuego que algunos han vivido con el Sí, es sobre todo esta Paz que podéis constatar cada minuto de vuestra vida. La mente, aunque necesaria, no viene a molestaros más. Las emociones pasan, no cristalizan y no pueden quedarse. El cuerpo se restaura solo o en todo caso, si no se restaura, vuestra conciencia ya no está afectada por ningún dolor. Ahí está el corazón. Todo lo demás era pedagogía, eran unos mecanismos de la conciencia, vibratorios, os hemos dado unos elementos para orientaros.

Pero hoy, ya no hay falsas apariencias. Tenéis unos hermanos y unas hermanas que viven, que han vivido las vibraciones, y como dije al principio, que se encuentran en la ira o en la negación, o en algo que no es la Felicidad. ¿Cómo es posible? Tiene que ver con lo que había explicado para los que se habían apropiado, en el orgullo espiritual, del Sí. Debéis de verlo, no es un esfuerzo, allí también hay que soltar. Dejad de aferraros a lo que estáis apegados. Soltar no quiere decir huir sino ver de frente, no para oponerse sino para ser atravesado. No hay otro modo de estar en esta Felicidad que no depende de ninguna causa, no hay otro. Podréis contaros todas las historias que queráis, pero acordaos que a la vista de la iluminación de la Luz y a la vista de vuestra propia iluminación eterna, ya no podréis recurrir a las falsas apariencias.

Ya no podréis haceros ninguna pregunta más, porque la Felicidad del corazón es algo que es tan evidente, como el Absoluto para el que ha sido liberado viviente, que ya no puede ser engañado más por ninguna historia o ninguna persona. Ha entendido que no era de este mundo y que este mundo es un decorado de pacotilla. Pero el que no lo ha visto, pues no puede creer en ello, por supuesto, ya que su conciencia está insertada allí. Pues la Felicidad es el marcador de vuestra Libertad. Pues os incumbe mirar honestamente: ¿estáis en la Felicidad desde el primer despertar por la mañana hasta vuestra última respiración consciente antes de dormir, pase lo que pase? Si no, es que os mentís a vosotros mismos.



Es una cuestión de observación diaria, no es una disertación mental o una cogitación, o mis respuestas que van a daros la respuesta, es el estado de vuestro corazón. Si estáis en el corazón, no necesitáis ninguna moral, no necesitáis ninguna regla social, sois verdaderos todo el tiempo. En cambio tan pronto salís de esta verdad, pues no hay más  Felicidad y ahí os encontráis como unos huérfanos de la Felicidad, y esto crea un choque, por supuesto. Porque ahora veis, vivís, la diferencia entre el corazón y lo que es un sucedáneo de corazón, elaborado por la persona.

Es vuestra mejor garantía de estar en el Corazón del Corazón, y ciertamente no unas visiones o saber si es una pantalla blanca o la Luz Blanca. Daos cuenta que a través de las preguntas, buscáis agarraros a vuestras experiencias vividas. Se acabó esto, sois verdaderos o no sois verdaderos. Y os corresponde corregirlo, nosotros no podemos corregirlo. Es vuestra libertad y ¿queréis ser libres? ¿Sin condición o con condición? Vais a verlo y lo estáis viendo en vuestras vidas, aunque lo rechacéis. Veis bien los días que habéis pasado en el corazón como decimos, es decir en la Felicidad, pase lo que pase, y otros días durante los cuales pensabais estar en la Felicidad, en la Paz y el Silencio, donde una simple voz va haceros salir de este estado. ¿Qué era este corazón? Un corazón de pacotilla.

Reflexionad bien sobre el sentido de mis palabras porque aquí, ahora, no hay ningún error posible. Ningún error posible; el error viene siempre de la persona, no de vuestra Felicidad y de vuestro corazón, de vuestra eternidad si preferís. Entonces por supuesto, como dije, va a haber unos últimos reajustes de vuestro cuerpo y de vuestra conciencia efímera durante este mes de junio – si la Llamada de María no sobreviene antes –. Así que aprovechad estas horas, o estos días, o estas semanas, o estos meses, para vivir verdaderamente la Felicidad, porque si vivís el corazón y que después salís de él según vuestras conveniencias personales, ¿qué es lo que demuestra? Que os mentís, hacéis trampas. No es ni una crítica ni un juicio, es un hecho.

Ya no estáis como en aquella época de la Onda de Vida que creaba unos Liberados Vivientes, sois la Eternidad o no, aquí mismo, en este efímero, en este cuerpo, en vuestra vida, sea cual sea vuestra edad, sean cuales sean vuestros problemas. Porque si dependéis de un problema, ¿dónde está vuestro corazón ahí? Lo habéis experimentado pero no se ha estabilizado, no emerge en el seno de este mundo. Pero una vez más, no hay ningún castigo. Son justamente unas oportunidades, una vez más, excepcionales, que os son dadas para vivir la Gracia. Pero vais a constatar que es uno u otro. Decía en su momento, en otras circunstancias, que eran unos vaivenes, era como tener el culo entre dos sillas, hasta que os dieseis cuenta que no había ni sillas ni culo.

Hoy todo lo que ocurre sobre la pantalla de la conciencia sólo es una parodia, un juego si preferís. La verdadera Felicidad no puede venir de la conciencia. La Felicidad eterna, la alegría tal y como os la ha descrito Ma Ananda, u otros como Gemma, sólo puede vivirse si la persona ya no está. Por supuesto que el cuerpo está aquí, pero hay una especie de aceptación, de aquiescencia total a la Luz, sin ninguna restricción, sin ninguna condición previa, sea cual sea vuestra edad, sean cuales sean vuestras creencias o no, y sean cuales sean vuestras certezas. Pues es muy simple en definitiva. Os hace falta ahora… por supuesto tenéis a unos hermanos y hermanas que todos los días descubren las Estrellas, las Puertas, y esto les tranquiliza, pero vosotros que habéis vivido todo esto, para algunos de vosotros desde hace mucho tiempo ahora, sois la Felicidad, y si no sois la Felicidad, ¿qué quiere decir? Quiere decir que en algo sois falsos.

Y no me refiero a unas experiencias, me refiero a un estado que dura veinticuatro horas al día. No quiere decir ser un vegetal, no quiere decir no reaccionar, sino no dejarse llevar por las reacciones, por la mente o por la persona. Es así como os veis y es así como todos vuestros hermanos y hermanas encarnados os ven. Podéis abrazar a alguien y decir «estoy en el amor», pero el otro sentirá si estáis en la Felicidad o no. Ya no estáis en los conceptos, ya no estáis en las vibraciones, aunque estén presentes. La fuente de la beatitud y de la felicidad, no es la conciencia, es la a-conciencia como decía Bidi, no obstante la Felicidad es el testigo indefectible de la Libertad. Preciso: pase lo que pase a vuestro cuerpo, pase lo que pase en vuestra vida.

Si no lo vivís todavía, espero que tengáis tiempo de vivirlo durante éste mes de junio, obligados y forzados – por vuestra eternidad, no por la Luz. La Luz os deja libres, pero no podéis estar en la felicidad si no habéis dejado la Luz libre de estar totalmente en vosotros, en definitiva, de ser lo que sois. Y aquí os advierto, ya os llevo advirtiendo desde hace muchos meses, ya no podéis hacer más trampas, o si no, vais a ver vuestro cuerpo desagregarse y vais a ver vuestra conciencia jugaros una mala pasada. Quedaos bien con esto, lo que tenéis que preguntaros, no es de saber si estáis alineados, si hacéis bien vuestras Teofanías, si hacéis bien vuestros protocolos, los que sean, o si sois humildes cuando os dirigís a los demás o cuando evitáis pensar y juzgar.

Eso ya está muy bien pero si sois verdaderos, la Felicidad del corazón está ahí, la alegría está ahí; si no sois verdaderos, no hay felicidad, es tan simple como esto ahora. Veis, esto evitará las interrogaciones del tipo «¿dónde estoy?», «¿por dónde voy?», «¿qué vivo?» Está la Felicidad, la alegría, o no está. Va a ser extremadamente simple y a veces extremadamente complicado para el que está en la persona. Pero esto, os hemos advertido progresivamente, sabiendo incluso que todo lo que puede pareceros molesto hoy, si habéis vivido una de las vibraciones, o una de las Coronas, estad seguros de que en el momento de la Llamada de María, seréis liberados sin ninguna dificultad. Pero no sirve de nada infligiros además  por 132 días de revuelo; ya habéis sufrido bastante, me parece, todos hemos sufrido en este mundo.

Os recuerdo que el sufrimiento es inconcebible, incluso en la 3D unificada. Así que, ¿estáis en el dolor o estáis en la Felicidad? No necesitáis preguntároslo. O bien estáis en la felicidad, y no es una felicidad que vayáis a tener mediante una meditación o una vibración, es el marcador de que sois la Luz, sois Cristo, sois Ki-Ris-Ti. De la misma manera sentiréis, si no es el caso ya, que en algunos casos las palabras salen de vosotros sin pensarlo. Incluso podéis llegar a preguntaros quién piensa o quién habla. Eso es la Felicidad del corazón. Y luego hay otros momentos en los cuales jugáis con los convenios relacionales o sociales. Alguien viene a preguntaros: «¿Estás bien?». Y con una gran sonrisa vais a contestarle: «Todo va muy bien», vais a abrazarle, cuando sabéis pertinentemente que estáis sufriendo. ¿Dónde está la Felicidad ahí? Esto se llama, hacer trampas.

Y no me habléis de los convenios sociales, morales, relacionales o afectivos. Sois vosotros los implicados, no hay que presentar la relación con el otro de la mejor de las maneras, ya que el otro, de todos modos, si está despierto también, no necesita que manifestéis nada porque él sabe la verdad instantáneamente, ni siquiera necesita preguntárselo. Así que os corresponde saber si queréis seguir jugando al póquer mentiroso o a exponer la verdad. Si queréis vivir la felicidad, debéis ser verdaderos desde por la mañana hasta por la noche. La Verdad, de hecho, para los que viven estas Teofanías espontáneas ahora, o que han vivido la Onda de Vida en su momento, no puede admitir ninguna distancia, porque si no, esto pone al hermano o a la hermana que pone esta distancia en muy mal estado.

Así que sois vosotros con vosotros mismos, aunque haya María, aunque haya Uriel que ahora está ahí, que está obrando, eso está en vosotros primero. Pero constataréis cada vez más fácilmente que no podréis jugar más, por así decirlo, en los dos bandos, si no, seréis alcanzados, como dije, al nivel de vuestra conciencia o a nivel corporal. Entonces no merece la pena buscar tres pies al gato y decir «la culpa la tiene el diablo», «la culpa la tiene tal otro». No, sois los únicos responsables: lo sois. No podéis mantener la tríada infernal y decir: «la culpa la tiene ese», entendedlo bien.

De hecho, tenéis el marcador del corazón, y aquí hablo de la Felicidad, no hablo de la vibración de la Corona Ascensional o del Fuego Ígneo que está en todo el cuerpo, hablo simplemente de la conciencia que está en la felicidad sin buscar ninguna explicación. Esta Felicidad no puede ser de ninguna manera superponible a las felicidades o a los placeres de este mundo. Es la felicidad espiritual, es la beatitud. Entonces por supuesto, para el que está en el ego, la beatitud, es el que ya no tiene los pies en la tierra, pero es falso, son los demás los que no los tienen, no están en la Verdad y en el corazón. ¿Acaso creéis que el que vive la felicidad del éxtasis, está jugando? Mirad a Ma Ananda Moyi, mirad a Gemma. Son verdaderos, han dejado de jugar.

Así que os incumbe verlo. ¿Queréis jugar o queréis ser verdaderos? Es decir, ¿estáis en la felicidad o no estáis en la felicidad? Sed muy finos en la observación de vosotros mismos, no para cogitar sino para ver claro. Mirad vuestro día por la noche, y repasadlo; creo que Maestro RAM habló de esto antes o justo al principio de las Bodas Celestes, era el examen de conciencia. Repasad vuestros días, no para juzgaros, no para corregir, sino para ver cuando estabais en la felicidad, cuando la Felicidad desapareció, cuando estabais enfadados y qué es lo que pasó en ese momento.

El Liberado, el que vive la Teofanía espontánea, está en esta felicidad, diga lo que diga, haga lo que haga, es decir que incluso si él quisiese salir de eso para regresar en la persona y actuar en oposición al corazón y al Amor, simplemente no podría, aunque lo quisiese. Porque la Felicidad y la alegría es tal que no puede contemplar dejarlo aunque fuese por un segundo, ni siquiera se lo puede imaginar. Mientras que para el que vive unas Teofanías, que no vive todavía las Teofanías espontáneas sino que unas Teofanías magníficas con Cristo, con María, con el Sol, con Uriel, con un hermano, y luego os vais a dar cuenta que cuando salís de la Teofanía, hay unos resentimientos, por otras razones, eh, vais a estar enfadados, la mente estará presente, habrá unos dolores. Demuestra simplemente que no estáis en el corazón.

El corazón, no es una actitud mental, el mejor marcador hoy, es esta felicidad. Y si os preguntáis acerca de la felicidad, es que no la habéis vivido. Basta con vivir esta felicidad una vez, no es como la Onda de Vida si queréis, que tenía que pasar por algunas etapas para salir por arriba. Algunos, se han parado en los dos primeros chacras, otros en el corazón, no es grave. Pero ahora, no hay todo esto. Es muy simple, lo repito, la felicidad o no. Si el menor acontecimiento de vuestra vida os hace salir de la felicidad, quiere decir que no estáis en el corazón definitivamente. Sabéis qué es el corazón, pero todavía hay una distancia.

Y no es un esfuerzo. No penséis que haya que hacer unos esfuerzos para controlar las palabras o controlar los pensamientos. No, es exactamente lo contrario, no refrenar nada que venga del corazón, no poner ninguna pantalla, no transformar las cosas. Es ser verdaderos, ser espontáneos, es la humildad, la simplicidad, la Vía de la Infancia, todo lo que fue explicado previamente, el año pasado.

Otra pregunta.

Pregunta: durante una Teofanía con un jefe de estado…

Que idea…

Pregunta: …un macho cabrío de color blanco con dos cuernos, se presentó a mí en una visión interior. ¿Qué puede decir al respecto?

Puedo decir algunas cosas. Os dijimos que podíais realizar unas Teofanías con lo que quisierais, ¿no es así? Pero si elegís a Yaldebaoth, a unos monstruos infernales y a unos jefes de estado que están poseídos, porque algunos seres adversos se han pegado a ellos… acordaos lo que yo decía acerca de las religiones, sin ninguna excepción. Incluso un profeta que recibe una verdadera revelación va a ser falsificada muy rápidamente por Satán, por Yalde, es constante, y siempre fue así. Pues, ¿qué quiere decir? Que cuanto más espontáneos sois, más verdaderos sois, más estáis en la felicidad, menos la Ilusión puede agarraros.

Entonces ahora, volvamos a estos jefes de estado. Os imagináis bien que lo que nombráis jefe de estado, aunque creáis que sois vosotros quienes los elegís, sólo son unos guiñoles que sólo obedecen a una mano invisible, sin excepción alguna, en cualquier país de este planeta en la actualidad. Pues todo está controlado. Creéis que elegís, pero en absoluto. Os hacen creer que habéis elegido, os hacen creer que habéis elegido a tal persona en lugar de a tal otra, pero entre esas dos personas no hay ninguna diferencia. Es decir, son unos seres que están sometidos. Están sometidos a las fuerzas oscuras y no hay ninguna excepción a esta regla.

El que busca el poder, que sea el poder en la pareja, que sea el hecho de ser un político elegido, necesariamente ha vendido su alma al diablo, y no es ninguna broma, sobre todo hoy. No lo hubiera dicho cuándo estaba encarnado, porque todavía había unos valores honestos y habéis conocido algunos en ciertos países, no voy a volver a hablar sobre historia, pero en los años 60, 70, había todavía una cierta forma de integridad. Esto se acabó. Todos los que se dirigen hacia estos puestos de avasallamiento, de control y de poder, con el pretexto de algún humanismo o de un gobierno… pero, ¿desde cuándo el ser humano libre necesita un gobernante o un gobernador?

Así que los seres que toman esas vías están necesariamente sometidos a una mano invisible, a veces en persona, es decir que tienen a alguien pegado o están poseídos. Pues si realizas una Teofanía con un jefe de estado, el que sea, o bien no pasa nada, o bien la Teofanía no funciona y sientes como regresa, como expliqué, por tu cabeza, la energía regresa, o bien vas a tener unas cosas un poco especiales como las que describes aquí, es decir que el jefe de estado al que has enviado una Teofanía, has molestado al macho cabrío, es decir que has molestado a una de las imágenes de Yaldebaoth que ha venido a verte, para ver quien ha tenido la afrenta de enviarle Amor. Pero él no puede nada contra ti, sino que te demuestra simplemente que este jefe de estado, y como todos los jefes de estado, están bajo la posesión de Yaldebaoth.

Lo sabéis muy bien, veis bien las mentiras que hay en vuestras pantallas a diario. Veis bien la falsificación, está muy iluminada ahora. Incluso los que no creen en nada la ven. Es la iluminación de la Luz. Pues el macho cabrío que volvió, es simplemente Yaldebaoth en persona que vino para ver quién jugaba a enviarle Amor. Y de hecho, no hubo, diría yo, ninguna consecuencia, no fuiste después parasitada para nada, es una visión alumbrante. Pero Yaldebaoth vino realmente. 

De hecho vais a ver, cuando digo que vais a ver cada vez más lo invisible, ya lo estáis viendo para vosotros mismos, por la noche, cuando tenéis a unos visitantes que vienen a haceros una visita. Pero vais a ver, en todos los hermanos y las hermanas, si están acompañados por su ángel de la guarda o por un demonio. No es para juzgar, no es para condenar, sino para verlo y atravesarlo, porque, para el que está en la felicidad, sólo son unos juegos de la escena del teatro, nada más. Siempre os hemos dicho que la puerta de salida era el corazón, que no había otra.

Entonces por supuesto, sabemos que tenemos muchísimos hermanos y hermanas que se alimentan de lo que os damos, intelectualmente o vibratoriamente, pero esto no es suficiente. Volveos vosotros mismos vuestro propio alimento. Demostraos a vosotros mismos que sois libres y autónomos, y sobre todo que estáis en la felicidad. No olvidéis que la transustanciación que viene, el paso de la oruga hacia la mariposa, no ofrece ninguna solución de continuidad con lo antiguo. Ninguna. De hecho somos los únicos en decíroslo. No son los maestros ascendidos los que os hubieran hablado así. Os hablaban del alma, os hablaban de entender las leyes de este mundo, pero ninguna comprensión de ninguna ley de este mundo os permitirá acceder a la Verdad.

El Arcángel Jofiel lo había explicado ampliamente; os reenvío a aquel año, antes de las Bodas Celestes. Volved a leer lo que se dijo. Pero sabéis, no hay nada peor que el ser humano que está sometido a unas influencias, como decía, por ejemplo reptilianas, donde no tiene la capacidad de ver, o incluso de estar sometido a la mentira que todos practicamos en diferentes ocasiones cuando estamos encarnados. Ahora ya no es la misma época, ya no podéis mentiros a vosotros mismos ni a nadie, para nada.

Y la única palabra, Felicidad o no Felicidad, o si preferís, felicidad y éxtasis o no felicidad y éxtasis, algo que sucede ahí en el pecho. Si no pasa nada, no os culpabilicéis, quiere decir simplemente que todavía estáis inscritos en la persona. Y tranquilizaos diciéndoos que tal vez habéis vivido la vibración o el Fuego del Corazón, o la Corona de la cabeza, o la Onda de Vida, en algún momento y que esto, siempre lo hemos dicho, es la garantía de vuestra libertad. Pero creo que es de todos modos más deseable para muchos de vosotros, el realizarlo antes de la Llamada de María, para estar tranquilos durante estos 132 días, por así decirlo. A menos que ya hayáis desaparecido antes, eh. Pero una vez más, sois libres de posicionaros donde queráis, pero no es vuestra persona la que decide. O bien consideráis que tenéis el libre albedrio, la acción-reacción, o bien consideráis que estáis en la acción de Gracia. Es lo mismo para esto, para la felicidad del corazón, la felicidad de lo que sois.

Venga, otra pregunta.

Pregunta: en el momento de las Teofanías, siento ligeramente el corazón y luego el sonido del universo rellena todo y hace bailar todas las células de mi cuerpo. ¿Es entonces la Teofanía lo que vivo, porque por otra parte, el sonido y el baile de las células están allí tan pronto como vuelvo a entrar en la profundidad, fuera de la Teofanía?

Sí, incluso en la Teofanía, ¿qué es lo que va a pasar? Vais a comprobar muchos de entre vosotros que habéis vivido algunas Teofanías o innumerables Teofanías, que cuando vais a acostaros para dormir, vais a sentir una ondulación o una crepitación, en fin, las palabras son diferentes según cada uno pero es el mismo proceso el que está en marcha, que está emparentado con las Teofanías efectivamente. Si estáis atentos a vuestro adormecimiento, si hacéis la siesta la tarde, por ejemplo, vais a sentir, antes de dormiros, ya sea vibraciones, ya sea pulsaciones, ya sea ondulaciones, ya sea lo que esta hermana describe, es decir este chisporroteo de las células, es el Fuego Ígneo.

Pero una vez más, te preciso y te preciso de nuevo que la sola certeza, no es que te lo diga yo, es: «¿Estás en felicidad o no?» La respuesta, está ahí. Si estás en felicidad todo el día, estás en Teofanía perpetua. En cambio, si cuando vuelves al estado normal de persona, por tanto fuera de las vibraciones y chisporroteos de tus células y de la percepción del corazón, ya no estás más en la felicidad, entonces todavía estás en el proceso alquímico del Fuego Ígneo pero no en la Teofanía hablando con propiedad. La Teofanía, más allá de todo análisis de sus sensaciones y sus percepciones, es real, total y cumplida cuando vosotros permanecéis en esta felicidad, en esta beatitud, en esta Alegría.

Pero la palabra Alegría me molesta un poco porque tendéis, incluso inconscientemente, vais a tender a acercar esto a las alegrías que conocéis. Si empleo la palabra felicidad o beatitud, es porque aunque sospecháis que esto no puede ser asimilado a la alegría, ni siquiera con una A mayúscula, es más discriminante. Y esta felicidad, os basta con vivirla una vez para saber lo que es, ¿eh?, es como la Teofanía o la vibración de las Coronas.

Pero no olvidéis, a través de lo que digo, una vez más guardad esto muy presente, no es un esfuerzo, no es un trabajo, es una crucifixión, es vuestra resurrección. Es «Padre, vuelvo a poner mi Espíritu en tus manos». Ya no dirijo nada más. Por supuesto cuando necesito a mi persona para controlar mi cuenta en el banco, no es la Luz quien va a hacerlo, pero en lo que concierne a lo que está directamente vinculado a la Luz, es la felicidad. Y en esta felicidad, comprobaréis, si ella se instala, si aún no está hecho, que el mental ya no puede tomar más la delantera, que las emociones no pueden arrastraros más a una reacción, que el cuerpo, incluso si siente dolor, ya no puede alterar más vuestra conciencia. Entonces sois liberados vivientes, al igual que Ma Ananda Moyi.

Entonces ¿hay otras preguntas con relación a esto porque es muy importante esta noción de felicidad y de Alegría?

Es la hora.

¿Qué, ya acabé mi tiempo? Entonces volveré, por supuesto, el último día, ¿eh?, es por mi parte esta vez.

Entonces escuchamos una última pregunta corta.

Pregunta: hay una cabeza de macho cabrío enganchada en esta habitación, ¿esto podría ser una cámara, un observador u otra cosa?

¿Pero qué observador puede mantenerse delante de la Luz? El mismo Yaldebaoth, está obligado a correr y a huir. Bromeas, creo. Una energía, incluso contaminada, e incluso si hubiera un Arconte en esta habitación, ¿creéis que esto me molestaría y que esto os molestaría? El que está en felicidad no puede siquiera ser incomodado.

Pregunta: pero esto podría ser una tentativa…

No es porque haya una pregunta sobre el macho cabrío que hay que ver una cabeza llena de paja como culpable de no sé qué. Entonces, la pregunta estuvo bien a propósito de una visión interior de este macho cabrío, pero no echéis la culpa a los objetos, imaginaos a las pobres cabras y los pobres machos cabríos, todo el peso que llevan desde hace milenios. Bueno, de acuerdo, no huele muy bien, el macho cabrío, pero a pesar de todo…

Entonces os transmito todas mis bendiciones, pero antes de retirarme, antes incluso de las bendiciones, os preciso pues que volveré el último día, el último día para nosotros aquí, y que entre tanto tendréis por supuesto a Cristo, María y Mikaël, siempre en la misma secuencia, como los dos últimos meses, y que después tendréis precisiones que serán aportadas sobre lo que comencé a evocar a través de vuestras preguntas, concerniendo a esta felicidad, esta beatitud y este corazón, por ciertas hermanas Estrellas pero también por algunos Ancianos.

Y por supuesto, tendréis siempre uno o dos interventores adaptados correspondientes a los pueblos de la naturaleza y en particular ciertos emisarios de pueblos de la naturaleza que os son todavía desconocidos. La última vez, tuvisteis un hada, pero hay innumerables pueblos de la naturaleza, lo sabéis. Y tenéis otros que os son todavía totalmente invisibles, excepto para algunos. Hablaremos pues de esto, no yo sino que esos pueblos vendrán a hablaros también. Sobre esto, os transmito todas mis bendiciones, os deseo la más bella de las felicidades, el más grande de los Amores magnificados. Y os amo, y os digo, hasta muy pronto.


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario